Nuestro Blog

Saber Cómo Limpiar El Frigorífico

Durante la hora de la limpieza del hogar, nos enfrentamos al área de la cocina. Es ahí donde probablemente procuramos dedicarnos con mucha más cautela, debido a que es en esta zona donde está presente la manipulación de los alimentos. Podemos decir entonces, que no es para nada fácil limpiar el frigorífico, por extremo cuidado que se debe tener para evitar cualquier tipo de intoxicación alimentaria, estos son guardados en la nevera. Sin embargo, en el presente material estarás recibiendo algunos consejos que te ayudaran agilizar este proceso y de la manera más fácil posible.

 

¿Qué productos usar?

Existen muchos materiales que podemos utilizar como herramientas para la limpieza de la nevera. Algunos de ellos, son los que estamos acostumbrados a utilizar para limpiar la cocina en general, como pañitos o toallas húmedas. Pero se debe tener cuidado, ya que existen algunos productos que son tan fuertes en sus químicos que, pueden llegar hasta ser peligrosos si llegasen a tocar algunos de los alimentos. Es por esto que se recomienda fielmente, la utilización de productos lava platos, con un poco de agua.

Usar elementos naturales, bien sea limón o vinagre, será de mejor ayuda a la hora de desinfectar la nevera que utilizar aquellos detergentes que de costumbre utilizamos. Ya que nos podríamos enfermar si uno de estos químicos llegase a entrar en contacto con los alimentos. Estos métodos naturales, nos harán estar más seguro a la hora de limpiar la nevera, además, suelen ser muy eficientes. En caso de querer eliminar manchas, la aplicación del bicarbonato de sodio es una excelente opción. Mientras que el vinagre ayuda con las partes de metal.

Algunos métodos

Ahora que conoces las herramientas en las que te apoyaras en la limpieza de tu nevera, lo que resta es conocer el procedimiento.

  1. Primero, debes quitar todas las piezas desmontables y lavarlas con agua y detergente de fregar.
  2. Con ayuda de una buena esponja, agua tibia y detergente de fregar limpiar bien todas las superficies.
  3. Si tienes inconvenientes con alguna mancha rebelde, recuerda que también puedes contar con el bicarbonato. Debes mezclar con agua hasta conseguir una especie de pasta espesa, aplicar y esperar al menos una hora.

Prevención

Ten en consideración que si te preparas desde antes que sucedan las cosas podrás dar un mejor rendimiento en el mantenimiento.

En este sentido, se aconseja revisar periódicamente los productos que se guardan dentro de la nevera, ya que algunos estos podrían caducar y podrían contaminar los demás.

Tan pronto sea posible, limpia los derrames que en el momento ocurren.

Por último, deja preparado en un envase un poco de bicarbonato de sodio y mantenlo en la parte inferior de la nevera.

Visite nuestra web de Fontaneros barrio Vallecas

 

¿Quieres Ahorrar En La Instalación De Tu Caldera De Gas?

La instalación de una caldera de gas, es una costosa realidad que deberás estar dispuesto a afrontar como propietario independiente o individual. Lo cierto es que, no es para nada simple este proceso y, para que un error no cotice más de lo necesario; se debe tener un sigiloso cuidado en los detalles a la hora de la compra e instalación de estos servicios. Sin embargo, si se debe tomar las decisiones adecuadas, con las que podrás ahorrar muchísimo en dinero y hasta en tiempo. Es por esto que en fontaneros zona Vallecas te hemos dejado algunos consejos útiles que te ayudarán a tomar las mejores decisiones.

1.      Conoce los precios

Debes analizar todo el mercado que te rodea, no quedarte simplemente con la primera buena oferta aparente. Para ello debes pedir un presupuesto de todos los servicios incluidos que te ofrecen todas las empresas profesionales que te pueden ayudar con la instalación de la caldera de gas. De esta manera podrás saber qué es lo que te ofrece cada una de ellas y elegir la que mejor te convenga.

2.      Apóyate en internet

Utiliza el internet como una herramienta y consigue el presupuesto ideal para la instalación de una caldera de gas. De esta manera podrás revisar y comparar el resultado final del servicio adquirido por parte de otros usuarios.

3.      Revisa y aprueba el presupuesto desde el comienzo

Cuentas claras conservan amistades. Debes tener presente que es necesario la revisión previa antes de firmar cualquier contrato, puesto que primeramente se debe evaluar el lugar y lo que se ha de utilizar para plantear desde el principio el presupuesto y no encontrarte con algún sorpresivo precio. Para ello puedes solicitar a la misma empresa que has de contratar para que haga una pequeña visita al lugar.

4.      Evalúa otras alternativas

Siempre puedes revisar la lista de buenos profesionales que trabajan de manera independiente que, en muchos casos pueden incluso ofrecer un mejor servicio y al menor precio que uno que trabaja para una empresa.

 

 

 

Cambia El Grifo De Manera Fácil

Los grifos dentro de una vivienda, al pasar del tiempo suelen deteriorarse, dando como resultado a las goteras. Este tipo de problema, lo solemos dejar para un después que puede postergarse sin darnos cuenta por mucho tiempo, dejando agravar el asunto. Esto sucede muchas veces por el deseo de querer ahorrar dinero evitando llamar a un experto de la fontaneria Vallecas. Sin embargo, necesitas saber que la reparación del grifo de tu casa no es tan complicada como te lo imaginas. Solo debes tener las herramientas necesarias y lo demás será pan comido.

Proceso:

  1. Debes revisar el fregadero:

Lo primero que debes hacer, es asegurarte bien de cuantas grietas hay y saber a qué distancia se encuentran cada una de ellas. Además, debes estar atento a qué tipo de grifo necesitas para su pronto y correcto reemplazo.

  1. Ve de compras:

Si lo que quieres es que te dure el grifo que piensas utilizar de modo habitual, necesitaras calidad. Existen muchas opciones y el precio suele ser muy accesibles. La recomendación en este proceso es elegir lo mejor.

  1. Presta atención a las instrucciones:

Al adquirir un grifo nuevo, debemos estar atento a las instrucciones dadas por el mismo fabricante. De esta manera nos estaremos facilitando su instalación, reduciendo el tiempo de trabajo.

  1. Poseer las herramientas necesarias:

Es importante que posees las herramientas necesarias. De no tener deberás comprar al menos una llave inglesa, que es la que te ayudará a montar y desmontar todas las tuercas que encontraras, como en el área detrás del fregadero.

  1. Asegúrate de tener iluminación:

La iluminación para realizar este trabajo, es verdaderamente necesario. A la hora de querer cambiar el grifo deberás asegurarte de la buena iluminación para que puedas observar sin problemas todas las áreas del fregadero. Podrías solucionar esto con ayuda de alguna lámpara o linterna.

  1. Corta el flujo del agua:

Revisa que esté completamente cerrada la llave de paso, de manera que no interrumpa a la hora de ponerse a trabajar en el cambio del grifo. Como el fregadero funciona con dos ranuras; una que permite el paso del agua caliente y la otra del agua fría, debes girarlas hacia la derecha y podrás así cerrar y trancar el paso del agua.

  1. Debes aflojar la tuerca del grifo:

Primeramente, utiliza la llave inglesa, y sin desesperarte desenrosca la tuerca de la tubería que se encuentra por encima de la válvula, para que puedas liberar el agua que ahí se encuentra atrapada. Luego le sigue la tuerca del grifo.

  1. Limpia antes de montar:

El fregadero debe quedar impecable antes de realizar el cambio de grifo. De ser necesario, elimina cualquier residuo de cal. Para lograr disolver estos residuos, podrás hacerlo con ayuda del vinagre. De esta manera dejarás todo despejado para proseguir a la instalación del grifo.

  1. Montaje del grifo:

Ahora lo que queda es montar el grifo. Pero antes deberás unir los tubos al grifo para su instalación. Mientras conectas el tubo al grifo, fija un espacio de tiempo para asomarte y asegurarte de que todo va bien. Luego de esto solo debes conectar los tubos a la válvula que se encuentra en la parte de abajo y finalmente apretar las tuercas.

  1. Prueba y comprueba:

Asegúrate en repetidas ocasiones de que no hayan quedado fugas. Cada diez o quince minutos puedes abrir el agua para confirmar que el agua no se escapa. Si no se observan estas fugas, significará que el trabajo está hecho. De lo contrario, vuelve a revisar y apretar mejor las tuercas.